martes, 16 de agosto de 2011

El vuelo de la Torcaz (Columba palumbus)

La Paloma torcaz  (siguiente foto de Internet Bird Collection, macho adulto)


Columba palumbus, es sedentaria en los Puertos de Beceite, aunque recibe aportes de población europea durante el invierno. 


ID en campo de la Torcaz
En estos días de mediados de Agosto se les ve con mayor actividad, posiblemente porque oyen muchos tiros en el campo (media veda) y, con razón, se asustan. Su vuelo es muy rápido, con constantes idas y venidas y, de largo recorrido, para lo que normalmente es. 
Vuelan sin parar del soto al cercano bosque de pino carrasco, vuelven al origen para tornar 
al soto.



Es un vuelo batido potentísimo. Cuando llega a un bosque o un soto, aprovechan la masa forestal para navegar a toda velocidad entre los árboles, sorteándolos como si de un Azor se tratase. Se detienen poco rato a picotear y vuelven a reemprender la marcha. 


Cuando vuelan en zonas despejadas, entre arboledas, lo hacen a toda velocidad, a media distancia del suelo. A veces te pasan por encima, cerca de tu cabeza, proviniendo de tu espalda, a toda mecha. 


Además de a los cazadores humanos, tiene que sortear al Aguililla calzada, al Águila Real, al Azor, al Alcotán, al Halcón peregrino y otros cazadores temibles silvestres. No se pueden fiar ni confiar un sólo momento. Una presa de unos 450 gramos, que se alimenta de brotes tiernos, frutos y semillas, es muy apreciada para los grandes depredadores, que les soluciona el día a ellos y a su prole.    


En estos días de mediados de Agosto, se les ve formando parte de pequeños bandos de unos cinco ejemplares de media. Como se puede observar en el anterior pase de diapositivas, varios de los individuos fotografiados no portan la mancha blanca en el cuello, lo que que quiere decir que son jóvenes nacidos este verano. Los pequeños bandos se forman para el aprendizaje: los jóvenes acompañan a los padres o a familiares cercanos para ser enseñados en el arte de la orientación, la defensa, la localización de recursos alimentarios y la vocalización, entre otros. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada