Píldora 8

¿Qué nivel taxonómico del ave incógnita puede alcanzar un observador de aves usando la IEA? www.caprahispanica.com

El proceso de IEA llega hasta los niveles de sexo y especie. No se considera el nivel de subespecie, a no ser que esté acantonada en enclaves geográficos bien definidos. Tampoco se consideran las distintas configuraciones de las plumas que produce la muda u otras alteraciones temporales o definitivas de las marcas del plumaje. La razón de centrarse en el nivel de especie es doble: por un lado es muy latoso distinguir marcas de campo del plumaje a base de pequeños detalles. Por otro, el observador podrá centrarse en un solo objetivo: el conocimiento e identificación de la especie.

Al simplificar el nivel final del proceso, quedan eliminados pequeños detalles de la anatomía o del plumaje del animal que, para la mayoría de la gente, no son nada amigables de valorar. Si somos observadores de aves que se están divirtiendo, sólo nos interesará identificar de qué especie se trata. Valorar marcas de campo del plumaje atendiendo a pequeños detalles, se hace muy difícil con aves en libertad, aunque la prospección se haga con telescopio. Los detalles muy pequeños casi obligan a tener el ejemplar en mano.

Si usted necesita saber la edad o la subespecie, tiene multitud de guías especializadas por grupos taxonómicos con fotografías e ilustraciones que le serán muy prácticas para finalizar el proceso a nivel es superiores al de especie como edad, subespecie, hibridación o mutaciones. Se necesita un buen entrenamiento para valorar estos detalles.

Recordemos que la IEA se centra en las aves comunes de los distintos hábitats (montanos en este libro) como conocimiento puente para distinguir las aves raras, escasas, emblemáticas, divagantes o extraviadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Colección Básica de aves montanas

Alondras en el Páramo de los Puertos de Beceite